lunes, 5 de octubre de 2015

Camping Levante...

Una escapada de fin de semana con él, al apartamento de la familia...cargada con la analógica un Velvia 100 caducado, un Kodak BW400CN y la cámara del móvil y...



...lo conocí con vida, cuando sus parcelas en sombra estaban ocupadas, cuando en verano se hacían todo tipo de fiestas y animación y cuando en nuestra urbanización (por la que se atajaba para poder acceder a la playa) te pedían el número y letra de tu apartamento para descartar que fueras un campista que quisiera quitarse la sal del mar en esa piscina privada…



Esto es lo que quedaba de él...el letrero, los baños, la cocina y una sensación muy extraña de no ser la única persona que está en sus instalaciones...esto suele pasar en algunos abandonos, siempre esperas chocarte con alguien a la vuelta de una esquina, pero aquí, un lugar tan abierto y con tan pocas sombras, es más difícil generar esa sensación y sin embargo, es uno de los lugares en la que más fuerte la he sentido…





El único lugar de los que he visitado, que he pisado vivo y he vuelto a pisar “muerto”...quizá eso fuera lo que generó esa sensación...quizá mi cabeza mientras se perdía por las instalaciones, estaba haciendo una regresión a aquellos años en los que estaba habitado…






2 comentarios:

  1. Me han encantado las fotos y eso de "cargada con la analógica un Velvia 100 caducado, un Kodak BW400CN y la cámara del móvil" Genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, a veces estos lugares te pillan desarmado, así que hay que usar lo que tienes más a mano!!! Saludos compañeros!!!

      Eliminar